Calamares en su tinta

Saludos triperos!!

Cómo va todo, estáis comiendo bien? Algunos ya veo que sí, por ejemplo Thomas y María me han enviado esta foto de la pannacotta que prepararon siguiendo la receta del mes pasado. Grandes!! 😉 Si vosotros también queréis compartir vuestras #PacoRecetas versionadas podéis hacerlo a través de Facebook, Twitter o en el blog, las espero!!

13166107_639862352833967_6701078936098060772_n
Pannacotta de Thomas y María

 

Pasando ya a la receta de hoy, dejo por el momento un poco de lado la cocina italiana y os traigo unos buenos calamares en su tinta, que me gusta tomar con arroz blanco. Es cierto que como buen aficionado del Torino eso de comer algo bianconero me da un poco de repelús, pero en esta ocasión se hará una excepción, porque os aseguro que están realmente buenos.

 

Ingredientes

  • 3-4 Calamares (a ser posible frescos)
  • Tinta de calamar (a ser posible natural, si no, un par de sobres congelados)
  • 4-5 Ajos
  • 3 Cebollas
  • 1-2 Tomates o el equivalente en salsa de tomate
  • Un puñado bien generoso de perejil
  • Agua o caldo de pescado (en función de lo espesa que quede la salsa)
  • Un vaso pequeño de vino blanco
  • Harina
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Arroz blanco
  • Media guindilla o unas gotas de limón (opcional)

 

Receta

  1. Como veréis he puesto las cantidades aproximadas ya que dependen bastante del tamaño, id probando y según os guste más las vais modificando. En primer lugar, enharinamos los calamares, les ponemos el punto de sal y los freímos en aceite. Id con cuidado porque saltan como un demonio XD Una vez fritos y si no hemos sufrido heridas de guerra, los apartamos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
  2. Mientras, podemos ir preparando la salsa, que consistirá en ajo, cebolla y perejil principalmente. Para ello picamos los ajos y los sofreímos un poco en aceite, cuando empiecen a cambiar de color añadimos la cebolla picada y lo dejamos pochar un rato. A mí me gusta añadir ya la sal en este punto.
  3. Cuando veamos que la cebolla empieza a coger color, añadimos el tomate pelado y troceado, que saltearemos también unos minutos, y posteriormente la tinta. Si no conseguís natural podéis añadir la que venden en sobres, con dos sobra, ya que está muy concentrada.
  4. Una vez cocinada un poco la tinta, añadimos el perejil, y posteriormente el vino blanco, que dejaremos reducir un rato para que evapore el alcohol.
  5. Finalmente añadimos el agua o caldo de pescado y trituramos con la batidora.

    WP_20160605_16_19_21_Pro
    Calamares fritos, salsa casi lista! 😉
  6. Ahora será cuando añadamos los calamares y los dejemos cocinar en la salsa durante 45-60 minutos. Intentad que quede un poco espesa, pero si veis que se espesa demasiado podéis añadir un poco de agua, o dejarlos un poco más de tiempo si os ha quedado demasiado líquida.
  7. Finalmente los servimos con arroz blanco, que a mí me gusta preparar con un sofrito de ajo, que añado al arroz antes de que comience a hervir.
  8. Por último, que no lo he comentado, si os gustan un poco picantes o con un toque de limón podéis añadirlo al sofrito, pero no os paséis, que no estarán tan buenos!
WP_20151204_15_27_00_Pro (2)
Calamares en su tinta con arroz blanco

#PacoConsejo

Creo que la clave de esta receta para que pasen de estar buenos a espectaculares es que los calamares sean lo más frescos posible y sobre todo que la tinta sea natural, le da un sabor buenísimo! Además, cuidad que la salsa sea principalmente ajo y cebolla.

Por último, alguna vez he probado a hacerlos también con gambas, o añadiendo las cabezas de las gambas a la salsa, pero en este caso no me parecieron tan tops. Si queréis hacer un fondo para un arroz negro sí os lo aconsejo, con un poco de pimiento verde y fumet, pero si es para comerlos solos mejor sin añadidos.

Panna cotta de chocolate

Buenas triperos!!

Hoy os traigo otra receta típica italiana, en esta ocasión se trata de la panna cotta. El significado de panna cotta es nata cocida, y en eso consiste exactamente esta receta, muy fácil de realizar y con muy buenos resultados.

Además, podéis probar a hacerla de diferentes sabores, como en este caso con el chocolate, simplemente añadiéndolos a la base de nata. Espero que la hagáis en casa y me contéis los resultados!

 

Ingredientes

  • 400 ml de nata (líquida) para montar
  • Unos 50 g de chocolate negro
  • Un chorrito de leche
  • 3 hojas de gelatina (unos 6 g)
  • Azúcar
  • Cola-Cao/Nesquik
  • Frambuesas u otras frutas del bosque
  • Galletas de chocolate

 

Receta

  1. En primer lugar fundimos el chocolate con un chorrito de leche (muy poca, como el culo de un vaso como mucho), y una vez fundido lo mezclamos con la nata y lo calentamos unos 10-15 minutos a fuego muy lento, sin dejar que hierva.
  2. Mientras, introducimos las hojas de gelatina en agua fría para que se hidraten. El agua tiene que estar bien fría para que no se disuelvan.
  3. En lo que se hace la nata, ponemos unas frambuesas (u otros frutos del bosque) en un cazo con un par de cucharadas de azúcar y unas gotas de agua. Esto va un poco a gusto, si os gusta más tipo mermelada podéis poner más azúcar y si os gusta más ácido ponéis menos.
  4. A media cocción de la nata echáis un par de cucharadas de Cola-Cao o Nesquik, y si os gusta más dulce, añadís un poco de azúcar.
  5. A falta de un minuto, incorporáis la gelatina bien escurrida y removéis hasta que se disuelva. Posteriormente echáis la mezcla en vasos o flaneras y las dejáis unas 3-4 horas al menos en la nevera para que cuajen.
  6. Finalmente, lo presentáis como mejor os parezca. Si tenéis problemas para sacar la panna cotta del molde podéis calentarlo un poco, ya que la gelatina exterior se fundirá y será mucho más fácil. Yo os recomiendo presentarlo como en la imagen, con una galleta de chocolate machacada a modo de tierra y la mermelada de frambuesa casera por encima.

 

WP_20160507_22_28_16_Pro (2)
Panna cotta de chocolate con mermelada de frambuesa

 

#PacoConsejo

El único truco de esta receta es la cantidad de gelatina, que no sea excesiva ni que os quedéis cortos, además de evitar en todo momento que hierva la nata.

Si os quedáis cortos con la gelatina, lo bueno es que siempre podéis fundirla nuevamente e incorporar una hoja más, aún así con las proporciones que os digo no debería haber problemas, pero por si os aventuráis con otros sabores en los que haya que añadir frutas, etc. 😉

Ensalada caprese versionada

Buenas triperos!!

Hoy traigo una receta típica de Italia, aunque con un toque moderno, se trata de la ensalada caprese.

Como su nombre indica, es originaria de la isla de Capri, situada en la costa amalfitana (muy cerca de Nápoles).

Isla de Capri

Sus ingredientes básicos son tomate, mozzarella y albahaca, muy típicos de la gastronomía italiana y repetidos en otras recetas como la pizza Margherita, que se realizó por primera vez para homenajear a la reina Margarita de Saboya, y cuyos ingredientes evocan a los colores de la bandera de Italia.

 

Ingredientes

  • Tomates
  • Mozzarella
  • Albahaca fresca
  • Azúcar moreno
  • Reducción de vinagre de Módena
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen

 

Receta

  1. En primer lugar decoraremos el plato con unas líneas de reducción de vinagre de Módena que harán de base en la presentación.
  2. Posteriormente cortaremos los tomates y la mozzarella en rodajas de aproximadamente un dedo de espesor, descartando los extremos para conseguir una mejor presentación (que podéis cortarlos en taquitos para mejorar la presentación o comerlos mientras la preparáis XD)
  3. Limpiamos las hojas de albahaca y realizamos el montaje como se ve en las imágenes, aliñando con un poco de sal y aceite en cada paso que damos, colocando tomate-mozzarella-albahaca-tomate.
  4. Finalmente terminaremos la presentación con una cucharada de azúcar moreno que caramelizaremos con un soplete de cocina, lo que le dará un toque dulce y crujiente muy bueno.

 

 

#PacoConsejo

Podéis probar a añadir también otros quesos como parmesano, unas aceitunas negras o anchoas.

Una muy buena idea sería sustituir la mozzarella por burrata, un queso fresco típico de la Puglia similar a la mozzarella pero más cremoso, y en mi opinión mucho más sabroso y rico.

Torrijas

Buenas de nuevo, triperos!! Después de estas semanas de ausencia debido a mi mudanza a tierras italianas, por fin vuelven las #PacoRecetas!

Ya sé que quizá debería traeros una receta típica de aquí, como la Colomba o los huevos de Pascua, lo más típico de la Semana Santa italiana, pero como aún no he aprendido a hacerlas y aprovechando estas fechas, os traigo unas buenas torrijas.

He de decir que cuando las llevé al trabajo me comentaron que había una receta tradicional del Valle de Aosta similar, aunque ya casi no se haga, ahí va!

 

Ingredientes

  • Pan de torrijas (debe ser muy absorbente a la par que resistente, lo suyo es comprar el que venden, pero si no valdrá pan del día anterior o alguno similar)
  • Leche
  • Canela
  • Limón
  • Azúcar
  • Huevos
  • Aceite

 

Receta

  1. En primer lugar infusionamos en un litro de leche entera la ralladura de medio limón y la corteza en tiras del otro medio, junto con dos ramas de canela (que retiraremos posteriormente), junto con azúcar a gusto. No os paséis porque luego echaremos más y si no quedará demasiado empalagoso. Este paso es muy importante, la leche debe estar caliente pero sin llegar a hervir, y debemos dejarla el tiempo suficiente para que coja el sabor a canela y a limón.

    WP_20160321_19_49_55_Pro
    Leche infusionando con canela y limón
  2. Antes de nada, prepararemos algunas cosas más, mezclaremos en un plato azúcar y canela molida a gusto, como puede verse en la foto. También cortaremos el pan de torrijas a tiras, del tamaño de una mano y del grosor de un dedo o un poco más. Batiremos también huevo en un plato y pondremos aceite en una sartén.

    WP_20160321_19_50_03_Pro
    Azúcar y canela
  3. Finalmente, realizaremos la “cadena de montaje” de las torrijas, que es, como se puede ver el la foto, pan – dejar el pan en la leche templada unos minutos – pasar las torrijas por huevo – freirlas en aceite – pasarlas por azúcar y canela – dejar reposar.

    WP_20160321_19_49_59_Pro
    “Cadena de montaje” de las torrijas
  4. El resultado debería ser similar al de la foto, si las dejáis reposar un días o dos estarán más buenas, ya que el azúcar se convertirá en almíbar y el pan con la leche se asentará más también 🙂

    WP_20160321_20_22_08_Pro (2)
    Torrijas

 

#PacoConsejo

Como os digo, el tipo de pan y aromatizar bien la leche son las claves de la receta. Aquí en Italia, al no haber pan de torrijas, compramos uno que era resistente pero no absorbía tanta leche y aunque quedaron muy ricas no estaban igual, así que id con cuidado.

Si os gusta innovar, he visto alguna receta que la hacen con bizcocho de chocolate en lugar de con pan y que tengo ganas de probar. Podéis aromatizar también la leche con lo que os guste, vainilla, cacao,… 😉

Pollo con salsa de chili y miel

Después de unas semanas de recetas más tradicionales y mediterráneas, las #PacoRecetas vuelven a viajar por el mundo. Esta receta hará las delicias de aquellos a los que os guste el dulce y el picante, que combinan muy bien con el pollo, que estará crujiente por fuera y bien tierno por dentro.

Además, es una receta óptima para preparar si viene gente a comer a casa, ya que con el horno os apañaréis bien sin armar mucho jaleo en la cocina. XD

 

Ingredientes

  • Pollo troceado
  • Salsa de chili (como la de la imagen)
  • Miel
  • Sésamo
  • Arroz basmati
  • Pasas
  • Orejones
  • Piñones
  • Mantequilla
  • Sal

WP_20151201_17_27_22_Pro (2)

 

Receta

Para el pollo:

  1. En primer lugar maceraremos el pollo, para ello lo dejaremos unas horas con una pizca de sal, una parte de miel y una de salsa de chili, que podremos encontrar en el supermercado con bastante facilidad. No os paséis con la salsa, la idea es que esté embadurnado pero sin pasarnos.
  2. Posteriormente colocaremos el pollo en el horno, a 180º, unos 30-40 minutos, dependerá del tamaño de los trozos. Si vemos que se queda seco lo untaremos de vez en cuando con más salsa.
  3. A falta de 5-7 minutos añadiremos un poco de sésamo por encima y lo subiremos de altura y temperatura para que se gratine un poco y quede crujiente la piel.

Para el arroz:

  1. Tostamos los piñones en una sartén como en recetas anteriores y picamos los orejones en trozos del tamaño de las pasas.
  2. Cocemos en exceso de agua el arroz basmati siguiendo las instrucciones del envase, generalmente habrá que tenerlo alrededor de 10 minutos.
  3. A falta de 2 minutos para que el arroz esté listo, añadimos al agua las pasas y los orejones, a fin de que se hidraten.
  4. Escurrimos el agua y añadimos unos trozos de mantequilla y los piñones, y ya estará listo.

 

#PacoConsejo

Os recomiendo usar el arroz basmati para esta receta ya que es más aromático y queda muy bien con los frutos secos. Otra opción para acompañar podría ser unos fideos de arroz, cocidos o fritos.
WP_20151129_14_47_51_Pro (2)

Empanada de morcilla

Hoy os traigo una receta muy fácil de preparar y que queda buenísima. La idea surgió ya que mi novia quería preparar una empanada de morcilla, yo había probado la del Mercadona, pero tampoco me convencía en exceso, así que nos animamos a hacer una.

El resultado fue buenísimo, queda aún mejor cuando se enfría, así que os recomiendo tomarla al día siguiente y es una gran idea para llevarla como tupper.

Sigue leyendo

Roscón de Reyes

Ya sé que es un poco tarde, pero después de que varios amigos hicieran sus propios roscones caseros (y probar alguno como el de Dani), me animé a prepararlo en casa. Como nunca lo había hecho busqué unas cuantas recetas y me quedé con la de JaviRecetas, un blog que sin duda recomiendo, haciendo unos pequeños cambios con ideas que cogí de Samantha Vallejo-Nágera.

Espero que os guste esta #PacoReceta, os recomiendo comerlo un día o dos después de hacerlo, ya que va mejorando el sabor 😉

Sigue leyendo